domingo, 23 de enero de 2011

Hello new blog, hello new life

Mi blog ha cambiado.

¿Es demasiado pinky? SÍ.

¿Me importa eso? NO.

Estoy en una etapa de cambios y maso me gusta como se ve mi blog (no hay un diseño que vaya completamente conmigo, pero ya haré algo en photoshop cuando se me de la gana :)), me gusta el rosado y no lo pienso cambiar porque a "alguien" no le parece como está o porque a "alguien" no le gusta, si me gusta a mí, basta y sobra.

Créanme, la etapa en que hacía las cosas por complacer a los demás FUE. Esa chica llena de inseguridades que necesitaba la aprobación de alguien para sentirse bien está muriendo lentamente, para darle vida a alguien mejorada (desde mi punto de vista).

Llegar a esta etapa no fue fácil, tuve que pasar por mucho dolor y sufrimiento (este último más que nada porque así lo quise yo), pero voy bien ahora. Aún no me siento preparada para enfrentarme al mundo real  (sólo el virtual habla por mí en este momento), necesito tiempo conmigo misma para terminar este proceso, y cuando lo esté no duden que entenderán de qué carajos estoy hablando.

Es todo por hoy, me leen otro día.
Chaín


Samantha


P.D.: Quien piense que soy una drama queen por escribir este post, se puede ir a la misma mierda :). Quien me lo diga en la cara, tendrá una conversa agradable conmigo :P.